Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

Resolución de 20 de diciembre de 2005, de la Dirección General de Ordenación Académica, por la que se establecen los estándares o conocimientos esenciales de las áreas de Lengua Castellana y Literatura y de Matemáticas, para los diferentes ciclos de la Educación Primaria en la Comunidad de Madrid
PARTE I


Los datos referidos a los resultados obtenidos en la prueba CDI que se realizó el 10 de mayo de 2005 a todos los alumnos de sexto curso de Educación Primaria de la Comunidad de Madrid, así como los que sobre dicho nivel educativo obran en poder de la Inspección Educativa, aconsejaban la adopción de medidas para mejorar esos resultados. A tal efecto, se aprobó, mediante la Orden 5420-01/2005, de 18 de octubre, del Consejero de Educación, el Plan General de Mejora de las Destrezas Indispensables, una de cuyas medidas es la publicación de los estándares o conocimientos esenciales de matemáticas y lengua que los escolares deben adquirir en cada uno de los ciclos de Educación Primaria.

Una de las causas que pueden haber contribuido a esa situación es el hecho de que el currículo de la Educación Primaria vigente en la Comunidad de Madrid, que es, en ausencia de normativa propia, el recogido en el Real Decreto 1344/1991, de 6 de septiembre, por el que se establece el currículo de la Educación Primaria ("Boletín Oficial del Estado" del 13), no ha fijado, por su carácter abierto, los contenidos que han de desarrollarse en cada ciclo. Tal indefinición ha podido comportar dificultades significativas para elaborar programaciones adecuadas, por lo que algunos centros han optado, en determinadas ocasiones, por apoyarse, a falta de indicaciones normativas más precisas, en las propuestas dadas por las editoriales en los libros de texto. Éstas, sin embargo, pueden ser muy variadas y de calidad diversa, por lo que esa indefinición persiste. Todo ello tiene incidencia en los resultados obtenidos por los alumnos tanto en su evaluación continua como en las pruebas externas.

La medida antes referida es, no obstante, perfectamente aplicable al currículo en vigor, y consiste en el establecimiento de pautas para fijar los conocimientos que todos los alumnos deben adquirir en cada momento de su progresión en el aprendizaje. Esa fijación es beneficiosa tanto para los centros, que tendrán guías para organizar las enseñanzas de una manera coherente, sin perjuicio de la autonomía pedagógica que les asiste, como para los alumnos, los cuales, por un lado, irán adquiriendo los conocimientos adecuados a su grado de madurez en cada momento, y, por otro, ante un posible traslado se encontrarán en el nuevo centro con unas enseñanzas que se corresponden con las que habían venido recibiendo en el centro de origen.

Por ello, la presente Resolución tiene como finalidad dar orientaciones muy claras a los centros docentes que imparten la Educación Primaria para fijar una concreción del currículo, válida para su aplicación a la generalidad de los alumnos de la Comunidad de Madrid.

Las orientaciones que ahora se ofrecen servirán, pues, para determinar los conocimientos que se consideran esenciales en las áreas instrumentales de Lengua Castellana y Literatura y de Matemáticas y en cada ciclo del mencionado nivel educativo.

Los estándares o conocimientos esenciales han de entenderse, por tanto, como una concreción del currículo en cuanto a los conocimientos que el alumno debe dominar en cada momento de su trayectoria académica, y que servirán de referencia, tanto para la elaboración, adaptación o mejora de las programaciones didácticas por los centros como para las evaluaciones externas que en su momento lleve a cabo la Administración Educativa.

Los estándares que ahora se ofrecen se distribuyen a lo largo de los tres ciclos que conforman la Educación Primaria y se refieren únicamente a los conceptos y procedimientos, dejándose a los centros la concreción de las actitudes para su desarrollo de acuerdo con lo que se recoja en sus Proyectos Educativos.

De acuerdo con todo lo anterior, y en virtud de las competencias que corresponden a esta Dirección General de Ordenación Académica de conformidad con el Decreto 117/2004, de 29 de julio, del Consejo de Gobierno, por el que se establece la estructura orgánica de la Consejería de Educación (BOLETÍN OFICIAL D


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2021 Siena, S.A.