Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

D ecreto 17/2008, de 6 de marzo, del Consejo de Gobierno, por el que se desarrollan para la Comunidad de Madrid las enseñanzas de la Educación Infantil.
PARTE I


A) Disposiciones Generales Consejería de Educación 1054 DECRETO 17/2008, de 6 de marzo, del Consejo de Go-bierno, por el que se desarrollan para la Comunidad de Madrid las enseñanzas de la Educación Infantil. La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE, en adelante), en su artículo 6.2, establece que el Gobierno fijará los as-pectos básicos del currículo, que constituyen las enseñanzas míni-mas, con el fin de asegurar una formación común y garantizar la va-lidez de los títulos correspondientes. En desarrollo de este imperativo legal el Ministerio de Educación y Ciencia ha publicado el Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, por el que se esta-blecen las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de la Educación Infantil. Por otro lado, la citada LOE establece en su disposición adicional primera que el Gobierno aprobará el calendario de implantación de los currículos de las distintas enseñanzas recogidas en la Ley. Como consecuencia, ha sido publicado el Real Decreto 806/2006, de 30 de junio, por el que se establece el calendario de aplicación de la nue-va ordenación del sistema educativo. En esta norma se ha dispuesto que en el año académico 2008-2009 se implantarán las enseñanzas correspondientes al primer y segundo ciclo de la Educación Infantil. Asimismo, a tenor de lo establecido en los artículos 6.4 y 14.7 de la LOE, corresponde a las Administraciones educativas competen-tes la determinación de los contenidos educativos del primer ciclo y el establecimiento del currículo del segundo ciclo de la Educación Infantil, del que formarán parte las enseñanzas mínimas fijadas por el Ministerio de Educación y Ciencia en el Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, ya citado. La Comunidad de Madrid, al amparo de lo previsto en el artícu-lo 29 del Estatuto de Autonomía, es competente en materia de edu-cación no universitaria y le corresponde, por tanto, establecer las normas que, respetando las competencias estatales, desarrollen los aspectos que han de ser de aplicación en su ámbito territorial. Procede, pues, que la Comunidad de Madrid apruebe la normati-va que, por un lado, integre y respete lo previsto en el Real Decre-to 1630/2006, de 29 de diciembre, y, por otro, desarrolle esos aspec-tos de acuerdo con la potestad que le ha sido atribuida, regulando la práctica educativa en la Educación Infantil dentro del ámbito terri-torial de esta Comunidad Autónoma. Los contenidos educativos para el primer ciclo de la etapa esta-blecidos en el presente Decreto recogen los ámbitos de desarrollo y experiencia a los que, fundamentalmente, deberán atenderse en este primer tramo de la Educación Infantil. Por su parte, el currículo para el segundo ciclo de la etapa que se concreta en el presente Decreto incluye una introducción general con indicaciones de carácter metodológico y, para cada una de las áreas, una introducción con orientaciones específicas; los objetivos que deben alcanzar los alumnos, los contenidos educativos distribui-dos en las correspondientes áreas relacionadas con los diferentes ámbitos de conocimiento y experiencias, y los criterios de evalua-ción, por los que se medirá el desarrollo de las capacidades y el lo-gro de los objetivos marcados en el currículo. Por último, corresponderá a los centros docentes, respondiendo al principio de autonomía pedagógica, de organización y de gestión que les otorga la LOE, desarrollar y completar tanto los contenidos educativos para el primer ciclo como el currículo para el segundo ci- clo les la ta el de de ca se de ría las de de
de en s-de de de y os la y se o-al ci- clo establecido en esta norma, adaptándolo a las características del alumnado e incorporándolo al proyecto educativo, de modo que to-dos los alumnos puedan lograr los resultados que sus capacidades les permitan. Conviene señalar, a este respecto, que las agrupacio-nes en que se presentan los contenidos de las distintas áreas en el se-gundo ciclo obedecen a criterios epistemológicos y no han de ser in-terpretadas rígidamente como unidades didácticas que hayan de ser impartidas necesariamente en ese orden. Las decisiones relativas a la distribución de los contenidos y de los criterios de evaluación, así como su secuenciación y estructuración en unidades didácticas, se-rán adoptadas por cada centro y quedarán reflejadas en su propues-ta pedagógica contenida en el proyecto educativo del centro. En virtud de todo lo anterior, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley 1/1983, de 13 de diciembre, de Gobierno y Administración de la Comunidad de Madrid, a propuesta de la Con-sejera de Educación, tras el preceptivo informe del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Gobierno, en su reunión del día 6 de marzo de 2008, DISPONE Artículo 1 Objeto y ámbito de aplicación 1. El presente Decreto constituye el desarrollo para la Educa-ción Infantil de lo dispuesto en el artículo 14.7 de la Ley Orgáni-ca 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y en el artículo 6.4 de la ci-tada Ley, que habilita a la Comunidad de Madrid para determinar los contenidos educativos del primer ciclo de la Educación Infantil y es-tablecer el currículo del segundo ciclo en el que se integra lo dis-puesto en el Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de la Edu-cación Infantil. 2. A los efectos de lo dispuesto en este Decreto, se entiende por currículo el conjunto de objetivos, contenidos, métodos pedagógi-cos y criterios de evaluación de esta etapa educativa. 3. Este Decreto será de aplicación en los centros docentes públi-cos y en los centros docentes privados de la Comunidad de Madrid que, debidamente autorizados, impartan enseñanzas de Educación Infantil. Artículo 2 Principios generales 1. La Educación Infantil constituye la etapa educativa con iden-tidad propia que atiende a los niños desde el nacimiento hasta los seis años de edad y que se ordena en dos ciclos. El primero compren-de hasta los tres años de edad. El segundo, desde los tres a los seis años de edad. 2. La Educación Infantil tiene carácter voluntario. La Conseje-ría de Educación garantizará la existencia de puestos escolares gra-tuitos en el segundo ciclo de la Educación Infantil en centros soste-nidos con fondos públicos para atender la demanda de las familias. 3. La acción educativa en esta etapa procurará la integración de las distintas experiencias y aprendizajes del alumnado y le propor-cionará estímulos que potencien su curiosidad natural y sus deseos de aprender. Se pondrá especial énfasis en la atención a la diversi-dad de los alumnos, en la atención individualizada, en la prevención de las dificultades de aprendizaje y en la puesta en marcha de meca-nismos de refuerzo tan pronto como se detecten estas dificultades.
La Consejería de Educación establecerá las medidas necesarias para
atender a todos los alumnos y, en particular, a los que presenten ne-
cesidades específicas de apoyo educativo.
4. La Consejería de Educación favorecerá la elaboración de
proyectos de innovación, así como de modelos de programación do-
cente y de materiales didácticos que faciliten al profesorado el desa-
rrollo de los contenidos educativos del primer ciclo y del currículo
del segundo ciclo de la Educación Infantil.
Artículo 3
Finalidad
1. La finalidad de la Educación Infantil es la de contribuir al de-
sarrollo físico, sensorial, intelectual, afectivo y social de los niños.
2. En ambos ciclos se atenderá progresivamente al desarrollo
del movimiento y de los hábitos de control corporal, a las diferentes
formas de comunicación, al lenguaje, a las pautas elementales de
convivencia y de relación social, así como al descubrimiento de las
características físicas y sociales del medio. Además, se facilitará que
los niños elaboren una imagen de sí mismos positiva y equilibrada y
adquieran autonomía personal.
3. El primer ciclo de la Educación Infantil tendrá también por
finalidad dar respuesta a las necesidades de los niños y de sus fami-
lias con el fin de que estas puedan conciliar la vida familiar y la la-
boral y de que sus hijos sean educados a través de experiencias que,
progresivamente, les faciliten la adquisición de los hábitos y destre-
zas propios de su edad.
4. Será también finalidad del segundo ciclo de la Educación In-
fantil desarrollar progresivamente las habilidades necesarias para el
aprendizaje de la lectura, la escritura, la representación numérica y
el cálculo con el fin de incrementar las capacidades intelectuales de
los alumnos y de prepararlos para cursar con aprovechamiento la
Educación Primaria.
5. Con el fin de respetar la responsabilidad fundamental de los
padres o tutores legales en esta etapa, los centros docentes coopera-
rán estrechamente con ellos para conseguir la mayor cohesión y uni-
dad de criterio en la educación de sus hijos y establecerán mecanis-
mos para favorecer la participación en su proceso educativo.
Artículo 4
Objetivos
La Educación Infantil deberá contribuir a desarrollar en los niños
las siguientes capacidades:
a) Conocer su propio cuerpo y el de los otros y sus posibilidades
de acción, adquirir una imagen ajustada de sí mismos y
aprender a respetar las diferencias.
b) Observar y explorar su entorno familiar, natural, social y cul-
tural.
c) Adquirir una progresiva autonomía en sus actividades habi-
tuales.
d) Desarrollar sus capacidades afectivas.
e) Adquirir y mantener hábitos básicos relacionados con la hi-
giene, la salud, la alimentación y la seguridad.
f) Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pau-
tas elementales de convivencia y relación social, así como
ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos.
g) Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lengua-
jes y formas de expresión.
h) Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lectura,
en la escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.
i) Desarrollar la creatividad.
j) Iniciarse en el conocimiento de las ciencias.
k) Iniciarse experimentalmente en el conocimiento oral de una
lengua extranjera.
Artículo 5
Áreas
1. Los contenidos educativos de la Educación Infantil se orga-
nizarán en ámbitos propios de la experiencia y del desarrollo infan-
til y se abordarán por medio de actividades globalizadas que tengan
interés y significado para los niños, tanto para su vida cotidiana
como para su apertura a nuevos conocimientos y experiencias.
2. Las áreas del segundo ciclo de la Educación Infantil son las
siguientes:
a) Conocimiento de sí mismo y autonomía personal.
b) Conocimiento del entorno.
c) Lenguajes: Comunicación y representación.
Artículo 6
Contenidos educativos del primer ciclo
1. En el primer ciclo se atenderá especialmente a la adquisición
de hábitos elementales de salud y bienestar, a la mejora de sus des-
trezas motrices y de sus habilidades manipulativas, al desarrollo del
lenguaje, al establecimiento de vínculos afectivos con los demás y a
la regulación progresiva de la expresión de sentimientos y emociones.
2. El primer ciclo de la Educación Infantil atenderá fundamen-
talmente los siguientes ámbitos de experiencia:
a) El desarrollo del lenguaje como centro del aprendizaje.
b) El conocimiento y progresivo control de su propio cuerpo.
c) El juego y el movimiento.
d) El descubrimiento del entorno.
e) La convivencia con los demás.
f) El equilibrio y desarrollo de su afectividad.
g) La adquisición de hábitos de vida saludables que constituyan
el principio de una adecuada formación para la salud.
3. El desarrollo de estos contenidos debe basarse en la conside-
ración de que la madurez de los niños es un proceso continuo que se
produce a diferentes ritmos, debiendo adaptarse dicho desarrollo a
las necesidades individuales de cada uno de ellos.
Artículo 7
Currículo del segundo ciclo de la Educación Infantil
1. El currículo de las áreas del segundo ciclo de la Educación
Infantil para los centros docentes de la Comunidad de Madrid, del
que forman parte las enseñanzas mínimas fijadas en el Real Decre-
to 1630/2006, de 29 de diciembre, es el que figura en el Anexo I del
presente Decreto, en el que se establecen los objetivos, contenidos,
métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada una de ellas.
2. En el segundo ciclo se iniciará el aprendizaje de la lectura y
de la escritura en función de las características y de la experiencia de
cada alumno, se propiciarán experiencias de iniciación temprana en
habilidades numéricas básicas, en las tecnologías de la información
y la comunicación y en la expresión plástica y visual.
3. La Consejería de Educación fomentará una primera aproxi-
mación al uso oral de una lengua extranjera en los aprendizajes del
segundo ciclo de la Educación Infantil.
Artículo 8
Horario del segundo ciclo de la Educación Infantil
1. El horario semanal mínimo para cada una de las áreas en el
último año del segundo ciclo de la Educación Infantil es el estable-
cido en el Anexo II del presente Decreto.
2. El horario escolar se organizará con un enfoque globalizador
e incluirá actividades y experiencias que respeten los ritmos de ac-
tividad, juego y descanso de los alumnos de esta etapa educativa, así
como sus hábitos de higiene.
3. La distribución horaria de las diferentes áreas debe ser pro-
porcional al progresivo desarrollo evolutivo del niño en esta etapa.
En el último año del segundo ciclo de la Educación Infantil, el hora-
rio deberá incluir una sesión diaria dedicada a la iniciación al apren-
dizaje de la lectura y de la escritura, y otra a la representación numé-
rica y a la iniciación al aprendizaje del cálculo. Cada una de estas
sesiones tendrá una duración no inferior a cuarenta y cinco minutos.
4. Los centros, en el ejercicio de su autonomía, y de acuerdo
con su proyecto educativo, podrán ampliar el horario escolar esta-
blecido con carácter general. Dicha ampliación, que estará encami-
nada a favorecer la calidad, no comportará en ningún caso la impo-
sición de aportaciones a las familias ni exigencias de recursos para
la Consejería de Educación y será obligatoria para los alumnos del
centro que así lo tenga establecido en su proyecto educativo.
Artículo 9
Enseñanzas de religión
1. La enseñanza de la religión se ajustará a lo dispuesto en la
disposición adicional segunda de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de
mayo, de Educación.
2. La Consejería de Educación garantizará que, al inicio del se-
gundo ciclo de educación infantil, los padres o tutores puedan mani-
festar la voluntad de que sus hijos reciban o no enseñanzas de reli-
gión. Dicha decisión podrá ser modificada al principio de cada curso
académico. Asimismo, se garantizará que dichas enseñanzas se im-
partan en horario lectivo y en condiciones de igualdad con las demás
áreas.
Artículo 10
Atención educativa para los alumnos que no reciben
enseñanzas de religión
1. Para los alumnos que no reciben enseñanzas de religión los
centros docentes deberán organizar actividades de carácter educati-
vo que permitan garantizarles una adecuada atención, sin que ello
suponga discriminación alguna por el hecho de no recibir dichas en-
señanzas.
2. Las actividades educativas deberán desarrollarse en horario
simultáneo al de las enseñanzas de religión. En ningún caso dichas
actividades comportarán el aprendizaje de contenidos asociados al
conocimiento del hecho religioso ni a cualquier área de la etapa. Es-
tas actividades deberán ser incluidas en la propuesta pedagógica que
formará parte del proyecto educativo del centro con la finalidad de
que padres y tutores las conozcan con la suficiente antelación, todo
ello sin perjuicio del respeto al mencionado proyecto educativo y, en
su caso, al carácter propio del centro.
3. Estas actividades no serán objeto de evaluación ni constarán
en los documentos de evaluación del alumno. Los centros facilitarán
periódicamente información a las familias de las actividades desa-
rrolladas por el alumno.
Artículo 11
Enseñanza de la lengua extranjera
1. Dado el carácter globalizado del currículo de la etapa, se pro-
curará que la enseñanza de la lengua extranjera se aborde a través de
los contenidos de las áreas curriculares.
2. Los contenidos de lengua extranjera serán impartidos por
maestros que cuenten con la debida especialización o habilitación
para impartir docencia en la lengua correspondiente.
3. Para la enseñanza de la lengua extranjera en los tres cursos
del segundo ciclo de la Educación Infantil se establece un horario
semanal de, al menos, una hora y treinta minutos, distribuido en un
mínimo de dos sesiones semanales.
Artículo 12
Métodos de trabajo
Los métodos de trabajo en esta etapa educativa se basarán en las
experiencias, las actividades y el juego y fomentarán progresiva-
mente en el alumno la adquisición de hábitos de trabajo. Estos mé-
todos de trabajo se aplicarán en un ambiente de afecto y confianza,
para potenciar la autoestima e integración social de los alumnos.
Artículo 13
Autonomía de los centros
1. La Consejería de Educación facilitará la autonomía pedagó-
gica y organizativa de los centros, favorecerá el trabajo en equipo
del profesorado y su actividad investigadora a partir de la práctica
docente. Además, velará por que los profesores reciban el trato, la
consideración y el respeto acordes con la importancia social de su
tarea.
2. En el segundo ciclo de la Educación Infantil no será obliga-
toria la presencia del maestro tutor en el aula cuando un especialis-
ta esté impartiendo en ella su área. Durante estos períodos el maes-
tro tutor estará disponible para realizar aquellos apoyos, refuerzos o
actividades que requiera la organización del centro.
3. Corresponde a los centros docentes, en virtud de su autono-
mía pedagógica, elegir los materiales educativos y, en su caso, los
libros de texto que hayan de utilizarse en el desarrollo de las áreas
del segundo ciclo de la Educación Infantil. En el caso de los centros
docentes públicos, la responsabilidad de la elección recae sobre los
equipos de maestros de la etapa con el visto bueno del Director, oído
el Jefe de Estudios. En todo caso, la adopción de los libros de texto
y demás materiales educativos que hayan de usarse en los centros
estará sujeta al hecho de que aquellos se adapten a los contenidos
educativos y al currículo normativamente dispuestos en el presente
Decreto, todo ello de acuerdo con lo establecido en la disposición
adicional cuarta de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Edu-
cación.
4. La Administración educativa de la Comunidad de Madrid
ejercerá, a través del Servicio de la Inspección Educativa, la compe-
tencia supervisora sobre los libros de texto y demás materiales di-
dácticos, de acuerdo con lo establecido en el apartado 3 de la dispo-
sición adicional cuarta de la Ley Orgánica 2/2006.
5. Los centros, en el ejercicio de su autonomía, podrán adoptar
experimentaciones, planes de trabajo o determinadas formas de orga-
nización en los términos que establezca la Consejería de Educación.
Artículo 14
Propuesta pedagógica
1. Los centros docentes que impartan Educación Infantil cuya
oferta sea de, al menos, un año completo, desarrollarán y completa-
rán los contenidos educativos del primer ciclo y el currículo del se-
gundo ciclo establecido en el Anexo I del presente Decreto, concre-
ción que formará parte de la propuesta pedagógica que se incluirá en
el proyecto educativo del centro, de acuerdo con lo dispuesto en el
artículo 14.2 de la Ley Orgánica 2/2006.
2. La propuesta pedagógica en Educación Infantil incluirá la
concreción del currículo en unidades de programación integradoras
para cada curso, las medidas de atención individualizada y de aten-
ción a la diversidad, la planificación educativa de los espacios, la or-
ganización del tiempo, los criterios para la selección y uso de los re-
cursos materiales, las actuaciones previstas para la colaboración
permanente con las familias, las pautas para la coordinación de los
distintos profesionales que intervienen en el centro, así como las
medidas para evaluar la práctica docente.
3. En el primer ciclo de la Educación Infantil la elaboración y
seguimiento de la propuesta pedagógica estarán bajo la responsabi-
lidad de un profesional del centro con el título de Maestro de Edu-
cación Infantil o título de grado equivalente.
Artículo 15
Evaluación de los aprendizajes
1. La evaluación en la etapa de Educación Infantil debe servir
para identificar los aprendizajes adquiridos y el ritmo y característi-
cas de la evolución de cada niño.
2. La evaluación del aprendizaje del alumnado será global, con-
tinua y formativa. La observación directa y sistemática constituirá la
técnica principal del proceso de evaluación.
3. A estos efectos, en el segundo ciclo de la Educación Infantil,
se tomarán como referencia los criterios de evaluación de cada una
de las áreas.
4. Los Maestros y demás profesionales con la debida titulación
que impartan la etapa de Educación Infantil evaluarán, además de
los procesos de aprendizaje, su propia práctica educativa.
5. La Consejería de Educación establecerá los criterios sobre el
proceso de evaluación del alumnado y sobre las decisiones que se
deriven de dicho proceso. Asimismo, concretará los documentos co-
rrespondientes.
Artículo 16
Tutoría
1. Cada grupo de alumnos tendrá un tutor que será designado
por el Director, a propuesta del Jefe de Estudios donde lo hubiera.
El tutor velará por la atención individualizada y por el seguimiento
del grupo, facilitará la integración del alumnado, orientará su proce-
so de aprendizaje y mediará en la resolución de problemas en situa-
ciones cotidianas.
2. El tutor coordinará el proceso de seguimiento y evaluación,
la acción educativa de todos los maestros y demás profesionales que
intervienen en la actividad pedagógica del grupo, propiciará la coo-
peración de los padres o tutores legales en la educación de los alum-
nos y les informará sobre la marcha del proceso educativo de sus hi-
jos, según establece el artículo 3.5 del presente Decreto.
Artículo 17
Atención a la diversidad
1. La intervención educativa debe contemplar como principio la
diversidad del alumnado, adaptando la práctica educativa a las ca-
racterísticas personales, necesidades, intereses y estilo cognitivo de
los niños, dada la importancia que en estas edades adquieren el rit-
mo y el proceso de maduración.
2. La Consejería de Educación establecerá los procedimientos
que permitan identificar aquellas características que puedan tener
incidencia en la evolución escolar de los alumnos. Asimismo, adop-
tará las medidas necesarias para facilitar la coordinación de cuantos
sectores intervengan en la atención de este alumnado.
3. Los centros docentes organizarán las medidas de apoyo y de
atención educativa que mejor se adapten a las necesidades persona-
les de los alumnos con necesidades educativas especiales y de aque-
llos que tengan detectadas altas capacidades intelectuales.
Artículo 18
Calendario escolar
La Consejería de Educación fijará anualmente el calendario esco-
lar en la Educación Infantil, que comprenderá un mínimo de 175
días lectivos.
DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA
Incorporación de los alumnos
1. Los alumnos que se incorporen al primer curso del segundo
ciclo de la Educación Infantil podrán hacerlo en el año natural en el
que cumplan tres años, y podrán permanecer escolarizados en este
ciclo hasta los seis años de edad.
2. En caso de que se opte por una incorporación paulatina de los
nuevos alumnos al centro, esta deberá completarse en el plazo máxi-
mo de una semana. Para ello, los centros adoptarán programas y me-
didas de acogida y adaptación garantizando, en todo caso, la aten-
ción a tiempo completo de aquellos alumnos cuyas familias lo
soliciten.
3. De acuerdo con lo que establezca la Consejería de Educa-
ción, en el caso de los alumnos con necesidades educativas especia-
les, podrá autorizarse excepcionalmente la flexibilización de lo es-
tablecido en el apartado 1 de esta disposición adicional.
4. La escolarización del alumnado con altas capacidades inte-
lectuales, una vez identificado por las personas responsables de la
orientación y conforme a la normativa que regula dicho proceso, se
podrá flexibilizar de forma que pueda anticiparse un curso el inicio
de la escolarización en la Educación Primaria, cuando se prevea que
esta medida es la más adecuada para su desarrollo personal, intelec-
tual y social.
DISPOSICIÓN TRANSITORIA ÚNICA
Proceso de elaboración de la propuesta pedagógica
Antes del comienzo del curso 2008-2009, los centros docentes
elaborarán, para su incorporación al proyecto educativo, la propues-
ta pedagógica de la Educación Infantil correspondiente a los cursos
y ciclos que impartan, de acuerdo con lo dispuesto en el presente
Decreto y en la normativa que lo desarrolle.
DISPOSICIÓN DEROGATORIA ÚNICA
Derogación normativa
Quedan derogadas cuantas normas de igual o inferior rango se
opongan a lo establecido en el presente Decreto.
DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA
Habilitación de desarrollo
Se autoriza a la Consejería de Educación para dictar cuantas dis-
posiciones sean necesarias para la interpretación, la aplicación y el
desarrollo del presente Decreto.
DISPOSICIÓN FINAL SEGUNDA
Calendario de implantación
Los contenidos educativos y el currículo establecidos en este De-
creto se implantarán en el primer y en el segundo ciclo de Educación
Infantil, respectivamente, a partir del curso 2008-2009.
DISPOSICIÓN FINAL TERCERA
Entrada en vigor
El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su pu-
blicación en el BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID.
Dado en Madrid, a 6 de marzo de 2008.
La Consejera de Educación, La Presidenta,
LUCÍA FIGAR DE LACALLE ESPERANZA AGUIRRE GIL DE BIEDMA

ANEXO I
CURRÍCULO DEL SEGUNDO CICLO
DE LA EDUCACIÓN INFANTIL
Introducción
Entre los tres y los seis años, el niño experimenta una considera-
ble evolución. Comienza este segundo ciclo de la Educación Infan-
til con un precario control de su propio cuerpo, una socialización y
una capacidad de comunicación limitadas y un mundo afectivo inci-
piente. A los seis años, el niño tiene ya un considerable dominio del
espacio, un interés por relacionarse con los demás y un universo
afectivo más amplio y rico en experiencias. A lo largo de este ciclo
empieza a comprender el ambiente inmediato y a manejarse en nue-
vas situaciones. El juego, la experimentación y la realización de ac-
tividades de carácter globalizado parecen un medio eficaz para con-
seguirlo.
Los horarios se estructurarán a través de ciertas rutinas que ayu-
den a los niños a orientarse temporalmente y que les faciliten la ad-
quisición de determinados hábitos. En cuanto a la organización del
tiempo dentro del aula, las sesiones deben ir promoviendo, paulati-
namente, el aumento de la capacidad de concentración del niño fren-
te a la inicial dispersión.
La metodología se seleccionará en función del tipo de contenido
o actividad que se va a desarrollar, así como de las características del
alumno de este ciclo educativo. En el aula se debe trabajar de forma
individual y en grupo. La exploración y la curiosidad espontáneas
deben ser aprovechadas para el aprendizaje.
En estas edades, la familia es especialmente importante en la edu-
cación del niño. Es necesaria la colaboración y coordinación entre la
familia y el centro a fin de actuar de modo congruente, consensuan-
do pautas de actuación conjuntas y coordinadas y estableciendo de
común acuerdo los límites por los que discurra el comportamiento
del niño. Es especialmente importante su participación y ayuda en el
período de adaptación del niño al centro y al aula.
La evaluación forma parte del proceso educativo, se basa en la
observación directa y sistemática y debe permitir determinar en qué
medida se han alcanzado los objetivos propuestos y realizar los ajus-
tes pertinentes.
Se partirá de una evaluación inicial que recabará información acer-
ca de las características del niño, de su familia y del medio en el que
vive y del que procede para establecer los mecanismos y recursos
que, con mayor probabilidad, orienten al niño hacia el éxito escolar.
Al final del segundo ciclo de la Educación Infantil se deberán ha-
ber logrado los objetivos propuestos. Se llevará a cabo una valora-
ción cualitativa de los objetivos conseguidos y del nivel de madurez
alcanzado por cada niño, como referencia para la planificación e ini-
cio de la Educación Primaria.
Área 1
El conocimiento de sí mismo y autonomía personal
Esta área de conocimiento, control y experiencia hace referencia
a la construcción gradual del propio yo y al establecimiento de rela-
ciones con los demás.
En este proceso resultan relevantes las interacciones de los niños
con el medio, el creciente control motor, el desarrollo emocional, la
constatación de sus posibilidades y limitaciones, el proceso de dife-
renciación de los otros y la independencia cada vez mayor con res-
pecto a los adultos. Es importante también promover en el niño la
construcción de una imagen positiva de sí mismo.
A lo largo de este ciclo, las experiencias de los niños con el entor-
no deben ayudarles a conocer su cuerpo y sus posibilidades percep-
tivas y motrices; a identificar las sensaciones que experimentan, a
disfrutar con ellas y a servirse de las posibilidades expresivas del
cuerpo para manifestarlas. La adquisición de una mayor seguridad y
autonomía (en el desplazamiento, en el comer, en el vestir, etcétera),
afirma su individualidad e impulsa el desarrollo de su personalidad.
El reconocimiento de sus características individuales, así como de
las de sus compañeros, es una condición básica para su desarrollo y
para la adquisición de actitudes no discriminatorias. Se atenderá asi-
mismo al desarrollo de la afectividad potenciando el reconocimien-
to, la expresión y el control progresivo de emociones y sentimientos.
En la Educación Infantil también tiene gran importancia la adqui-
sición de buenos hábitos de salud, higiene y nutrición. Estos hábitos
contribuyen al cuidado del propio cuerpo y de los espacios en los
que transcurre la vida cotidiana y a la progresiva autonomía del
niño. La escuela, especialmente a estas edades, es un ámbito particu-
larmente adecuado para desarrollar la autonomía personal.
Objetivos
En relación con el área, la intervención educativa tendrá como ob-
jetivo el desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Formarse una imagen ajustada y positiva de sí mismo, a tra-
vés de la interacción con los otros y de la identificación gradual de
las propias características, posibilidades y limitaciones, desarrollan-
do sentimientos de autoestima y autonomía personal.
2. Reconocer, identificar y representar las partes fundamentales
de su cuerpo y algunas de sus funciones, descubriendo las posibili-
dades de acción y de expresión y coordinando y controlando cada
vez con mayor precisión gestos y movimientos.
3. Identificar los propios sentimientos, emociones, necesidades
o preferencias, y ser capaces de denominarlos, expresarlos y comu-
nicarlos a los demás, identificando y respetando, también, los de los
otros.
4. Realizar, de manera cada vez más autónoma, actividades ha-
bituales, aumentando el sentimiento de confianza en sí mismo y la
capacidad de iniciativa y desarrollando estrategias para satisfacer
sus necesidades básicas.
5. Desarrollar hábitos de respeto, ayuda y colaboración, evitan-
do actitudes de discriminación en función de cualquier rasgo dife-
renciador y comportamientos de sumisión o dominio.
6. Desarrollar habilidades para afrontar situaciones de conflicto.
7. Progresar en la adquisición de hábitos y actitudes relaciona-
dos con la seguridad, la higiene, el aseo y el fortalecimiento de la sa-
lud, apreciando y disfrutando de las situaciones cotidianas de equi-
librio y bienestar emocional.
8. Tomar la iniciativa en la realización de tareas y en la propo-
sición de juegos y actividades.
Contenidos
Bloque 1. El cuerpo y la propia imagen.
— El cuerpo humano: Características diferenciales del cuerpo.
Identificación y localización de partes externas e internas del
cuerpo. Exploración del propio cuerpo. Identificación y acep-
tación progresiva de las características propias. Representa-
ción gráfica del esquema corporal.
— Sensaciones y percepciones de los cambios físicos propios y
de su relación con el paso del tiempo. Las referencias espa-
ciales en relación con el propio cuerpo.
— Los sentidos y sus funciones: Sensaciones y percepciones.
— Las necesidades básicas del cuerpo. Identificación, manifes-
tación, regulación y control de las mismas. Confianza en las
capacidades propias para su satisfacción
— Identificación y expresión de sentimientos, emociones, vi-vencias, preferencias e intereses propios y de los demás. Con-trol progresivo de los propios sentimientos y emociones.
— Aceptación y valoración ajustada y positiva de sí mismo, así como de las posibilidades y limitaciones propias.
— Valoración positiva y respeto por las diferencias, aceptación de la identidad y características de los demás, evitando acti-tudes discriminatorias.
Bloque 2. Juego y movimiento.
— Confianza en las propias posibilidades de acción, participa-ción y esfuerzo personal en los juegos y en el ejercicio físico.
— Coordinación y control postural: El cuerpo y el movimiento. Progresivo control del tono, equilibrio y respiración. Satis-facción por el creciente dominio corporal.
— Exploración y valoración de las posibilidades y limitaciones perceptivas, motrices y expresivas propias y de los demás. Iniciativa para aprender habilidades nuevas.
— Coordinación y control de las habilidades motrices.
— Nociones básicas de orientación en el espacio y en el tiempo y coordinación de movimientos.
— Adaptación del tono y la postura a las características del obje-to, del otro, de la acción y de la situación.
— Juego simbólico y juego reglado. Comprensión y aceptación de reglas para jugar. Valoración de su necesidad.
— Comprensión y aceptación de las normas implícitas que rigen los juegos de representación de papeles, participación en su regulación y valoración de su necesidad.
— Actitud de ayuda y colaboración con los compañeros en los juegos.
— Iniciación a la representación teatral.
Bloque 3. La actividad y la vida cotidiana.
— Las actividades de la vida cotidiana. Iniciativa y progresiva autonomía en su realización. Regulación del propio compor-tamiento, satisfacción por la realización de tareas y concien-cia de la propia competencia.
— Normas elementales que regulan la vida cotidiana. Planifica-ción secuenciada de la acción para resolver tareas. Acepta-ción de las propias posibilidades y limitaciones en la realiza-ción de las mismas.
— Hábitos elementales de organización, constancia, atención, iniciativa y esfuerzo en la propia actividad.
— Habilidades para la interacción y colaboración y actitud posi-tiva para establecer relaciones de afecto con las personas adultas y con los iguales.
— Valoración y gusto por el trabajo bien hecho por uno mismo y por los demás, reconocimiento de los errores y aceptación de las correcciones para mejorar sus acciones.
— Cuidado y orden con sus pertenencias personales.
— La iniciativa en las tareas y la búsqueda de soluciones a las
dificultades que aparecen.

> Ver archivo PDF (52,4 kb.)

Tiempo estimado de descarga
  Modem 28,8 k.menos de 1 minuto
  Modem 33,3 k.menos de 1 minuto
  Modem 56 k.menos de 1 minuto
  RDSI 64 k.menos de 1 minuto
  ADSL 256 k.menos de 1 minuto
  ADSL 512 k.menos de 1 minuto
  ADSL 2 Mb.menos de 1 minuto






Para visualizar esta disposición es necesario
el programa Adobe® Acrobat® Reader, que puede
descargar gratuitamente haciendo clic sobre el
icono situado arriba.

Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2021 Siena, S.A.