Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

Orden de la consejera de Educación y Cultura de 8 de septiembre
de 2008 por la cual se establece el desarrollo curricular de las
enseñanzas elementales de música para el curso 2008/2009.
PARTE I


La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en el artículo 3,
define las enseñanzas artísticas como enseñanzas de régimen especial. El artículo
45 de la mencionada Ley, establece como enseñanzas artísticas las siguientes:
enseñanzas elementales de música y de danza, enseñanzas artísticas profesionales
y enseñanzas artísticas superiores.
La misma Ley, en el artículo 48, establece que las enseñanzas elementales
de música tendrán las características y la organización que la Administración
educativa determine.
Por otro lado, el Real Decreto 806/2006, de 30 de junio, por el cual se
establece el calendario de aplicación de la nueva Ordenación del Sistema
Educativo, establecida por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación,
en su artículo 20 establece que el curso 2008/2009 se implantarán con carácter
general las enseñanzas elementales de música.
La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del
Sistema Educativo supuso un cambio sustancial para las enseñanzas de música
que se concretó con el desarrollo curricular en materia de enseñanzas musicales
mediante el Real Decreto 756/1992, de 26 de junio, por el cual se establecían los
aspectos básicos del currículum de los grados elementales y medios de las enseñanzas
de música; y la Orden, de 28 de agosto de 1992 por la cual se establecía
el currículum de los grados elemental y medio de música y se regulaba el acceso
a los mencionados grados para el ámbito de competencia del Ministerio de
Educación y Ciencia.
En la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, no se ha producido,
hasta el momento actual, un desarrollo curricular propio de enseñanzas elementales
ni profesionales de música. En consecuencia, las enseñanzas elementales
de música han sido reguladas intercediendo subsidiariamente la Orden, de 28 de
agosto de 1992 citada anteriormente.
La Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de las Islas Baleares
tiene la voluntad de elaborar el currículum propio de esta Comunidad Autónoma
de las enseñanzas elementales de música con la máxima participación de toda la
comunidad educativa y los sectores implicados. Por razones de coherencia parece
adecuado que el proceso de elaboración del currículum de las enseñanzas elementales
de música esté ligado a la elaboración del currículum de las enseñanzas
profesionales de música.
Si tenemos en cuenta que el Real Decreto 1577/2006, de 22 de diciembre,
por el cual se fijan los aspectos básicos del currículum de las enseñanzas profesionales
de música regulados por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de
Educación, que se publicó en el BOE el día 20 de enero de 2007, el tiempo necesario
para la redacción de un Decreto que regule este currículum de tal forma
que toda la comunidad educativa pueda participar en su elaboración y la duración
de la tramitación para la aprobación del mencionado Decreto, parece razonable
disponer de un margen ancho de tiempo.
Además, los tres Conservatorios Profesionales de Música y Danza de las
Islas Baleares, han solicitado unánimemente para el curso 2008/2009 poder continuar
con el mínimo número de cambios en la estructura curricular actual con
el fin de disponer de más tiempo para la elaboración definitiva del currículum
de las enseñanzas musicales, cosa que permitiría una mejor adaptación y serviría
a la vez de nexo de unión entre la estructura y organización de las enseñanzas
elementales y profesionales de música anteriores y posteriores a la Ley
Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.
Atendiendo a la exposición anterior y visto que ya se ha iniciado el proceso
de elaboración del Decreto de currículum propio de las Islas Baleares,
Por todo eso, y a propuesta de la Dirección General de Formación
Profesional y Aprendizaje Permanente, dicto la siguiente
ORDEN
Artículo 1
Objeto
La presente Orden tiene por objeto regular el currículum y los criterios y
pruebas de ingreso de las enseñanzas elementales de música en la Comunidad
Autónoma de las Islas Baleares para el curso 2008/2009, de acuerdo con la Ley
Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.
Artículo 2
Organización
Las enseñanzas elementales de música se organizarán en cuatro cursos en
las especialidades que se relacionan en el artículo 4 de esta Orden.
Artículo 3
Objetivos de las enseñanzas elementales de música
Las enseñanzas elementales de música tendrán como objetivo contribuir a
desarrollar en los alumnos las siguientes capacidades:
a) Apreciar la importancia de la música como lenguaje artístico y medio
de expresión cultural de los pueblos y de las personas.
b) Expresarse con sensibilidad musical y estética para interpretar y disfrutar
de la música de las diferentes épocas y estilos, y para enriquecer sus posibilidades
de comunicación y de realización personal.
c) Tocar en público, con la necesaria seguridad en sí mismos, para comprender
la función comunicativa de la interpretación musical.
d) Interpretar música en grupo habituándose a escuchar otras voces o instrumentos
y a adaptarse equilibradamente al conjunto.
e) Ser conscientes de la importancia del trabajo individual y adquirir las
técnicas de estudio que permitan la autonomía en el trabajo y la valoración del
mismo.
f) Valorar el silencio como elemento indispensable para el desarrollo de la
concentración, la audición interna y el pensamiento musical.
Artículo 4
Especialidades de las enseñanzas elementales de música implantadas en
las Islas Baleares
Las especialidades correspondientes a las enseñanzas elementales de
música de música implantadas en las Islas Baleares son las siguientes:
Arpa
Clarinete
Clave
Contrabajo
Fagot
Flauta Travesera
Guitarra
Oboe
Percusión
Piano
Saxofón
Trombón
Trompa
Trompeta
Tuba
Viola
Violín
Violonchelo
Cada centro puede ofrecer enseñanzas elementales de música de las especialidades
que tenga autorizadas.
Artículo 5
Currículum
A los efectos de lo dispuesto en esta Orden, se entiende por currículum de
las enseñanzas elementales de música el conjunto de objetivos, contenidos, y
criterios de evaluación que tienen que regular la práctica docente en esta enseñanza.
Artículo 6
Asignaturas que constituyen el currículum
1. Las enseñanzas elementales de música se organizarán en las asignaturas
siguientes para todas las especialidades:
a) Instrumento
b) Lenguaje Musical
c) Coro
2. Las asignaturas correspondientes a cada curso de las enseñanzas elementales
de música de las diferentes especialidades y los tiempos lectivos de
cada una de ellas son los que se establecen en el Anexo I de la presente Orden.
3. Los contenidos, objetivos y criterios de evaluación de cada asignatura
del currículum de las enseñanzas elementales de música se incluyen en el Anexo
II de la presente Orden.
4. En todas las especialidades, excepto Percusión, la enseñanza instrumental
incluirá una clase individual y una colectiva, con una duración de una
hora semanal cada una de ellas. Las clases de Percusión serán siempre colectivas,
con una relación numérica profesor/alumno no superior a 1/5 y con una
duración semanal de dos horas.
Artículo 7
Proyecto curricular y programaciones
1. Los centros docentes concretarán y completarán el currículum de las
enseñanzas elementales de música mediante la elaboración del correspondiente
proyecto curricular.
2. El proyecto curricular incluirá la distribución por cursos de los objetivos,
contenidos y criterios de evaluación y también la programación de cada
asignatura. La mencionada distribución no tendrá que variar para un mismo
grupo de alumnos a lo largo de las enseñanzas elementales.
3. El proyecto curricular formará parte de la programación de la actividad
docente del mencionado centro y se incorporará a la programación general
correspondiente.
4. Los profesores desarrollarán las programaciones de su actividad docente
de acuerdo con el currículum y con el proyecto curricular.
Artículo 8
Tutoría
1. La función de tutoría y orientación, que forma parte de la función
docente, se desarrollará a lo largo de cada uno de los cuatro cursos de las enseñanzas
elementales.
2. El profesor tutor de un grupo de alumnos tendrá la responsabilidad de
coordinar tanto la evaluación como los procesos de enseñanza y de aprendizaje
y realizará la función de orientación personal de los alumnos.
Artículo 9
Evaluación
1. La evaluación en las enseñanzas elementales de música de música se
llevará a cabo teniendo en cuenta los objetivos y los criterios de evaluación establecidos
en el currículum.
2. La evaluación del aprendizaje de los alumnos será continua e integradora,
todavía que diferenciada según las diferentes asignaturas del currículum.
3. La evaluación será realizada por el conjunto de profesores del alumno
coordinados por el profesor/a tutor; actuando, los mencionados profesores, de
manera integrada a lo largo del proceso de evaluación y en la adopción de las
decisiones resultantes del mencionado proceso.
4. Los profesores/as evaluarán tanto el aprendizaje de los alumnos como
los procesos de enseñanza y su propia práctica docente.
5. Las sesiones de evaluación se celebrarán al menos una vez cada trimestre.
6. La evaluación y calificación final de los alumnos se celebrará en el mes
de junio.
7. En las enseñanzas elementales de música los resultados de la evaluación
final de las diferentes asignaturas se expresarán mediante los términos
«apto» y «no apto».
Artículo 10
Promoción
1. Los alumnos promocionarán de curso cuando hayan superado las asignaturas
cursadas o tengan evaluación negativa como máximo de una asignatura.
En el supuesto de asignaturas pendientes referidas en práctica instrumental o
vocal, la recuperación de la asignatura tendrá que realizarse en la clase del curso
siguiente si ésta forma parte del mismo. En el resto de los casos los alumnos tendrán
que asistir a las clases de la asignatura no superada en el curso anterior.
2. En las enseñanzas elementales de música, la calificación negativa en
dos o más asignaturas de uno o dos cursos impedirá la promoción de un alumno
al curso siguiente.
3. En el caso de cuarto curso de las enseñanzas elementales de música, los
alumnos que sólo suspendan una asignatura repetirán únicamente la asignatura
pendiente; los que suspendan dos o más repetirán el curso entero.
Artículo 11
Límite de permanencia
1. El límite de permanencia en las enseñanzas elementales de música será
de cinco cursos, sin que en ningún caso los alumnos puedan permanecer más de
dos años en el mismo curso.
2. Con carácter excepcional, podrá ampliarse en un año la permanencia en
supuestos de enfermedad que perturbe substancialmente el desarrollo de los
estudios u otros que merezcan igual consideración. Corresponderá a la
Dirección General de Formación Profesional y Aprendizaje Permanente la mencionada
ampliación a solicitud del interesado y previo informe del centro.
Artículo 12
Titulación
Los alumnos que al finalizar las enseñanzas elementales de música alcancen
los objetivos del mismo recibirán el correspondiente certificado acreditativo
de Enseñanzas elementales de música.
Artículo 13
Documentos de evaluación
1. Los documentos de evaluación de las enseñanzas elementales de música
de música son: el expediente académico personal, los actos de evaluación, el
certificado académico a efectos de traslado y los informes de evaluación individualizados.
2. El certificado académico a efectos de traslado de centro se ajustará en
su contenido al modelo que se recoge en el Anexo III de la presente Orden.
3. El certificado académico a efectos de traslado será remitido por el centro
de origen al de destino, a petición de éste, cuando un alumno se traslade de
centro antes de haber concluido a las enseñanzas elementales de música.
4. En el caso que un alumno se traslade a otro centro antes de haber finalizado
el curso, el certificado académico irá acompañado de un informe de evaluación
individualizado en el cual se recogerá toda aquella información que
resulte necesaria para la continuidad del proceso de aprendizaje. Será elaborado
por el tutor del curso que el alumno esté realizando en el centro, a partir de los
datos facilitados por los profesores de las diferentes asignaturas.
5. En el caso de alumnos de centros privados autorizados, los centros
públicos al que estén adscritos, llenarán una diligencia en la que constará que las
calificaciones que figuran en el certificado de traslado concuerdan con los actos
que constan en el Conservatorio.
6. El certificado académico a efectos de traslado y, en su caso, los informes
de evaluación individualizados tendrán que ser redactados en forma bilingüe
cuando lo pidan los alumnos o sus representantes legales o cuando se trate
de traslados fuera del ámbito de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares.
7. Los documentos de evaluación llevarán las firmas fehacientes de las
personas que corresponda en cada caso, con indicación del cargo que ocupan.
Bajo las mismas constará el nombre y los apellidos del firmante.
Artículo 14
Acceso a las enseñanzas elementales de música de música
1. Para acceder a las enseñanzas elementales de música será necesario
superar una prueba de acceso específica. Se podrá acceder mediante esta prueba
a cualquiera de los cuatro cursos de las enseñanzas elementales de música.
2. La prueba de acceso específica de primer curso de enseñanzas elementales
de música tendrá la finalidad de valorar las aptitudes del futuro alumno sin
evaluar los conocimientos musicales previos.
3. Las pruebas de acceso específicas para los cursos segundo, tercero y
cuarto serán pruebas de valoración de conocimientos musicales previos, tendrán
una primera parte que versará sobre lenguaje musical y una segunda parte instrumental.
4. Las pruebas establecidas en los puntos segundo y tercero de este artículo
serán evaluadas por tres profesores nombrados a tal efecto por el director
del centro.
5. Las pruebas de acceso específicas se valorarán de 0 a 10 puntos con un
decimal, siendo necesaria una puntuación igual o superior a los 5 puntos para su
superación.
6. La superación de la prueba de acceso faculta exclusivamente para poder
matricularse, si se obtiene plaza, en el curso académico por el cual haya sido
convocada.
7. La regulación de los procesos de admisión y matriculación de alumnos
fijará las edades idóneas para iniciar los estudios en las especialidades de enseñanzas
elementales de música.
8. La ordenación específica de las enseñanzas elementales de música no
contempla:
a) Poder realizar pruebas de acceso a dos especialidades diferentes ya que
en este nivel, no está permitido cursar simultáneamente más de una especialidad.
b) Poder realizar pruebas de acceso además de un curso de la misma especialidad.
Artículo 15
Admisión y matriculación de alumnos
1. La admisión de alumnos estará sometida a los principios de igualdad,
mérito y capacidad, y supeditada a las calificaciones obtenidas en la prueba
específica de acceso.
2. Corresponde a la Consejería de Educación y Cultura la regulación de
los procesos de admisión y matriculación de alumnos.
3. Es competencia del consejo escolar de cada centro autorizar, con carácter
excepcional, la matriculación en más de un curso académico a aquellos
alumnos que, previa orientación del profesorado, así lo soliciten, siempre que el
informe del conjunto de profesores asegure la adecuada capacidad de aprendizaje.
Disposición adicional primera
Alumnos con discapacidad
Los centros adoptarán las medidas oportunas para la adaptación del currículum
a las necesidades del alumnado con discapacidad. En todo caso, estas
adaptaciones tendrán que respetar esencialmente los objetivos fijados por la presente
Orden.
Disposición adicional segunda
Convalidaciones de alumnos que cursen programas integrados de educación
Primaria y Enseñanzas Elementales de Música.
Los alumnos que cursen programas integrados de Educación Primaria y
enseñanzas elementales de música, no tendrán que cursar la asignatura del área
de música establecida en el currículum de primaria ya que los contenidos de la
asignatura de Lenguaje musical equivalen y superan los contenidos de la asignatura
de música de la Educación Primaria.
A tal efecto la superación o no superación de la asignatura de Lenguaje
musical computará a efectos de las enseñanzas del área de música de Educación
Primaria.
Disposición adicional tercera
Incorporación de alumnos procedentes de planes de estudios anteriores
1. Equivalencias, a efectos académicos, de las enseñanzas de música del
Plan de Estudios regulado por la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de
Ordenación General del Sistema Educativo, con las correspondientes al Plan de
Estudios regulado por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.
TABLA DE EQUIVALENCIAS
Plan de Estudios regulado por la Plan de Estudios regulado por
Ley orgánica 1/1990, de 3 de la Ley Orgánica 2/2006,
octubre, de Ordenación General de 3 de mayo, de educación
del Sistema educativo
1r curso grado elemental de música 1r curso enseñanzas elementales de música
2º curso grado elemental de música 2º curso enseñanzas elementales de música
3r curso grado elemental de música 3r curso enseñanzas elementales de música
4º curso grado elemental de música 4º curso enseñanzas elementales de música
2. Cuando un alumno haya suspendido dos o más asignaturas del curso
que esté realizando de las enseñanzas de grado elemental de música establecidos
en la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, se incorporará al mismo curso de las enseñanzas elementales
de música establecidos por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de
Educación, y regulados por la presente Orden, que tendrá que realizar completa.
3. Cuando un alumno tenga calificación negativa en una asignatura del
curso que esté realizando de las enseñanzas de grado elemental de música establecidas
en la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del
Sistema Educativo, se incorporará al curso siguiente de las enseñanzas elementales
de música establecidas por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de
Educación, y regulados por la presente Orden. La recuperación de la asignatura
pendiente se llevará a cabo de la misma forma prevista en el punto 1 del artículo
10 de esta Orden.
Disposición final primera
Se autoriza a la Dirección General de Formación Profesional y
Aprendizaje Permanente a dictar las disposiciones que sean precisas para la
aplicación de lo establecido en la presente Orden.
Disposición final segunda
La presente Orden entrará en vigor al día siguiente de su publicación en
el Boletín Oficial de las Islas Baleares.
La consejera de Educación y Cultura
Bárbara Galmés Chicón
Palma, 8 de septiembre de 2008
ANEXO 1
Enseñanzas elementales de música: asignaturas y tiempos lectivos
1. Para todas las especialidades excepto Percusión
ASIGNATURAS HORAS SEMANALES
1r Curso 2º Curso 3r Curso 4º Curso
Instrumento:
Clase Individual 1,00 h 1,00 h 1,00 h 1,00 h
Clase Colectiva 1,00 h 1,00 h 1,00 h 1,00 h
Lenguaje Musical 2,00 h 2,00 h 2,00 h 2,00 h
Coro — — 1,30 h 1,30 h
2. Especialidad de Percusión
ASIGNATURAS HORAS SEMANALES
1r Curso 2º Curso 3r Curso 4º Curso
Instrumento:
Clase Colectiva 2,00 h 2,00 h 2,00 h 2,00 h
Lenguaje Musical 2,00 h 2,00 h 2,00 h 2,00 h
Coro - - - - 1,30 h 1,30 h
ANEXO 2
Asignaturas de las Enseñanzas Elementales de Música
CORO
Introducción
Durante todo el proceso educativo de los estudios musicales, el aprendizaje
de un instrumento se realiza, lógicamente, dentro de un marco de absoluta
individualidad. Por eso resulta necesario, a la vez que muy estimulante, la presencia
en el currículum de disciplinas que trasciendan este componente unipersonal
de la práctica musical e introduzcan un elemento colectivo que permita
desarrollar capacidades de relación social necesarias para profundizar en otros
aspectos de la interpretación musical. Los mencionados aspectos, a su vez, constituirán
una ayuda indiscutible para el desarrollo del propio instrumentista como
músico.
La base de toda educación musical tiene que ser el canto coral. La historia
de la música occidental es una ininterrumpida confirmación de este axioma,
desde la schola cantorum gregoriana hasta las más recientes experiencias pedagógicas.
A este aspecto, conviene recordar que ni la Edad Media, ni el
Renacimiento, ni el Barroco conocen a otro músico que el que reúne, indivisiblemente,
el cantor, el instrumentista y el compositor.
La experiencia personal en la producción del sonido, con los propios
medios fisiológicos, ha estado presente en los inicios de todo músico y se nos
manifiesta como insustituible.
En épocas tan cruciales para el nacimiento y desarrollo de una cosa tan
emblemática para la música occidental como es la polifonía, es impensable el
divorcio de voz e instrumento. Para cantare e suonare era el lema que con frecuencia
presidía las creaciones del Renacimiento y la praxis instrumental estaba
guiada constantemente por las articulaciones y respiraciones del texto que
servía de base.
La música occidental ha valorado incesantemente como componente
importante y fecundo, tanto en la creación como en la interpretación, la cantabilidad
y, aunque también ha haber notables desviaciones, siempre han surgido
voces autorizadas reivindicando las propiedades vocales de la música. Esta cantabilidad,
es decir, la posibilidad de crear, de expresarse musicalmente, es un
concepto difícil de aprender desde la práctica instrumental, lo da únicamente la
voz humana y de aquí la conveniencia que el alumno tenga contacto durante las
enseñanzas elementales de música con una experiencia coral.
Es ciertamente un error creer que el instrumentista no necesita cantar. La
experiencia vocal le proporcionará una dimensión humana más interiorizada del
sonido físico. El saber cantar con musicalidad una frase instrumental puede
abrirle la comprensión del fragmento y, por eso, ahorrar mucho esfuerzo en el
proceso de aprendizaje.
El saber reducir a canto cualquier símbolo gráfico - musical es una auténtica
sabiduría, que ayudó a profundizar notablemente en el arte instrumental. Si
el canto es, además, polifónico, se multiplican los poderes pedagógicos. La plasticidad
espacial de este fenómeno polifónico, polirítmico, tímbrico y dinámico,
proporciona al alumno una dimensión social y artística única e insustituible.
La práctica coral se impone, por tanto, como una disciplina cuya inclusión
en el currículum de las enseñanzas elementales de música proporcionará, además
del desarrollo de las capacidades sociales y expresivas aludidas, aquéllas
otras inherentes a toda interpretación en formaciones de conjunto: afinación,
empasto, homogeneidad en el fraseo, igualdad en los ataques, claridad en las
texturas, etc.
Durante las enseñanzas elementales de música, el lenguaje musical y el
coro, tienen que considerarse como dos caras de la misma moneda. Son múltiples
los problemas suscitados en el aprendizaje del lenguaje en los que tiene que
profundizarse a través de la práctica coral. El aprendizaje del lenguaje musical
será menos árido y más profundo si, paralelamente, se combina con una esmerada
praxis vocal y coral. Las connotaciones psíquicas en la producción física
del sonido vocal constituyen un importante toque de atención para la pedagogía
musical. Por eso, una sólida educación musical no tiene que confiar exclusivamente
en el instrumento la producción sonora de la música sin hacerla pasar
antes por la propia conciencia a través de la voz, interiorizar y humanizar la
música antes de interpretarla.
Hacer cantar artísticamente a los alumnos en coro de voces blancas es el
primer paso acertado en la formación de un músico.
En definitiva, esta disciplina contribuye al éxito progresivo de gran parte
de las capacidades que expresan los objetivos generales de las enseñanzas elementales
de música proporcionando los medios necesarios para que los conocimientos
adquiridos puedan plasmarse en una interpretación en la que la responsabilidad
siempre es compartida.
Objetivos
La enseñanza de coro a las enseñanzas elementales de música de música
tendrá como objetivo contribuir a desarrollar en los alumnos las capacidades
siguientes:
a) Proyectar una emisión natural de la voz que evite todo tipo de tensiones
(corporales, psíquicas y sociales).
b) Conocer la disponibilidad de la voz como vehículo de expresión musical
y de disfrute inmediato sin exigencias técnicas previas.
c) Demostrar una sensibilidad auditiva capaz de percibir y ejecutar el
canto con una afinación correcta.
d) Actuar con la capacidad auditiva y la concentración necesaria para
escuchar otras voces y cantar al mismo tiempo, la parte correspondiente dentro
de un concepto interpretativo común.
e) Ser consciente de la importancia que tienen las normas y reglas que
rigen la actividad musical de conjunto y aceptar la responsabilidad que, como miembro de un grupo, se contrae con la música y con los compañeros.
f) Conocer, a través del trabajo de grupo, los elementos básicos de la
interpretación artística (frasear, articulación, dinámica, agogía) y saber interrelacionar
la mencionada experiencia con el estudio individual propio.
g) Conocer los gestos básicos de dirección y adquirir la capacidad de
interpretar la música de acuerdo con ellos.
h) Relacionar los conocimientos de música con los adquiridos a través del
canto coral y conocer un repertorio específico que enriquezca su bagaje musical.
Contenidos
a) Realización de trabajos con la métrica de las palabras.
b) Realización de ejercicios de relajación, respiración y técnica vocal.
c) Afinación y empasto.
d) Articulación y fraseo.
e) Canciones a una sola voz, a dos y tres voces iguales.
f) Introducción a la polifonía vocal.
g) Improvisación vocal en grupo: formas y composiciones polifónicas no
convencionales (texturas, atmósferas, efectos, etc.).
Criterios de evaluación
1 Reproducir cualquiera de las obras programadas durante el curso en
conjunto de tres o más miembros para cuerda. Este criterio trata de evaluar la
capacidad para adecuar todos los elementos de la interpretación a la eficacia del
conjunto y la actitud de colaboración.
2 Repentizar obras homofónicas de poca o media dificultad y de claros
contornos tonales.
3 Con este criterio se pretende evaluar la capacidad de relacionar la afinación
con el sentido tonal y para integrarse en el conjunto.
4 Preparar una obra en grupo, sin la dirección del profesor. Este criterio
trata de valorar la capacidad para aplicar los conocimientos de los diferentes elementos
que intervienen en la interpretación de manera adecuada con el estilo
elegido.
5 Estudiar en casa las obras correspondientes al repertorio programado.
Mediante este criterio se pretende evaluar el sentido de la responsabilidad con
el grupo y con la música.
6 Entonar intervalos y acordes a partir del la del diapasón, ampliando progresivamente
la dificultad. Con este criterio se trata de evaluar la capacidad para
que cada miembro del coro piense en un tiempo mínimo el sonido que le corresponde
y lo reproduzca de forma afinada. Asimismo se constata el grado de interiorización
de las diferentes relaciones de intervalos.
LENGUAJE MUSICAL
Introducción
Pocas analogías interdisciplinarias pueden darse en las que los puntos
comunes sean tantos y de tan variada índole como entre la música y el lenguaje;
como en el lenguaje, el ser humano adquiere la capacidad de la compresión
musical en los primeros años de su existencia, aunque por razones obvias y a
diferencia de lo que ocurre con el lenguaje, el uso que en la infancia pueda llegar
a hacerse de la música para la propia expresión se encuentre bastante limitado
y subordinado a un aprendizaje técnico cuidadoso.
Como el lenguaje, la música precisa del sonido como apoyo físico, a partir
del cual se desarrolla y dota de un significado que le es propio. Las propias
leyes del sonido se encargan de configurar el resto de características del hecho
musical, que de nuevo como el lenguaje, se basan principalmente en una serie
de exigencias físicas y psico-fisiológicas que las determinan; además de las cualidades
propias del sonido (timbre, altura, intensidad, etc.), juega un papel destacadísimo
la organización del sonido en unidades mínimas temporales, que forman
a su vez parte de una serie de unidades cada vez mayores cuya suma, en
última instancia, configura la forma musical en su aspecto global. Como en el
lenguaje, ya que, puede hablarse en música de elementos morfológicos y sintácticos
como a base de una retórica posterior.
El lenguaje musical, recoge toda la tradición sofística desde sus orígenes
como tal disciplina de salmos hasta finales del siglo XIX con las escuelas del do
fijo y del do móvil. Los contenidos del lenguaje musical plantean un entendimiento
práctico e intuitivo de todos y cada uno de los aspectos del hecho musical,
desde los esquemas más embrionarios a los progresivamente más complejos,
con una paulatina nacionalización y adquisición de las técnicas que permitan
abordar en su momento las obras de cualquier etapa histórica, sin olvidar los
intentos lingüísticos originados por la disgregación del sistema tonalbimodal;
con las complejidades y novedades tímbricas, rítmicas y gráficas que supone.
La finalidad esencial del lenguaje musical es el desarrollo de las capacidades
vocales, rítmicas, psicomotoras, auditivas y expresivas, de manera que el
código musical pueda convertirse en instrumento útil y eficaz de comunicación
y representación; funciones básicas que aparecen en la práctica musical, al igual
que en toda actividad lingüística.
Es importante destacar esta finalidad comunicativa para adoptar una
visión basada en la expresión y en el conocimiento de un sistema de signos que,
tan sólo adquieren sentido, cuando están interrelacionados, cuándo configuran
un discurso. Por eso, el proceso de adquisición de los conocimientos del lenguaje
musical a las enseñanzas elementales de música tendrá que apoyarse en
procedimientos que desarrollen las destrezas necesarias para la producción y
recepción de mensajes.
En el transcurso de las enseñanzas elementales de música, la acción pedagógica
se dirigirá a conseguir un dominio de la lectura y escritura que proporcione
al alumno autonomía para continuar profundizando posteriormente en el
aprendizaje del lenguaje, sin olvidar que la comprensión auditiva es una capacidad
que tiene que desarrollarse sistemáticamente. Asimismo, es esencial que
los alumnos vean que les es útil en su práctica instrumental.
Los contenidos del currículum de lenguaje musical se estructuran en tres
grandes ejes: el uso de la voz y su función comunicativa a través del canto, la
consideración de los aspectos psicomotores en el desarrollo de la educación rítmica
y, finalmente, la escucha musical comprensiva. El aprendizaje basado en
la práctica sistemática se plantea como hito cuatro capacidades esenciales: saber
escuchar, saber cantar, saber leer y saber escribir, estableciendo el mencionado
proceso de acuerdo al siguiente orden: hacer, oír/sentir, reconocer/entender.
El desarrollo de los contenidos tendrá que tener mucho en cuenta, especialmente
durante los dos primeros años, la realidad de conocimientos y práctica
musical con la que los alumnos se incorporan a la enseñanza especializada de
la música, además de procurar en todo momento una adaptación a las características
propias de las etapas de maduración mental en las que los mencionados
alumnos se encuentran, ya que de esta subordinación depende que no existan
disfunciones de ritmo, de intensidad o de metodología en los procesos de enseñanza
aprendizaje.
Objetivos
La enseñanza de lenguaje musical en las enseñanzas elementales de música
tendrá como objetivo contribuir a desarrollar en los alumnos las capacidades
siguientes:
a) Compartir vivencias musicales con los compañeros del grupo que le
permitan enriquecer su relación afectiva con la música a través del canto, del
movimiento, de la audición y de instrumentos.
b) Utilizar una correcta emisión de la voz para la reproducción de intervalos
y melódica general, hasta considerarlas como un lenguaje propio, tomando
el canto como actividad fundamental.
c) Demostrar la coordinación motriz necesaria para la correcta interpretación
del ritmo, utilizando las destrezas de asociación y disociación correspondientes.
d) Utilizar el oído interno para relacionar la audición con su representación
gráfica, así como para reconocer timbres, estructuras formales, indicaciones
dinámicas, expresivas, temporales, etc.
e) Interpretar de memoria melodías y canciones que conduzcan a una
mejor comprensión de los diferentes parámetros musicales.
f) Relacionar los conocimientos prácticos de lectura y escritura con el
repertorio propio del instrumento.
g) Realizar experiencias armónicas, formales, tímbricas, etc., que están en
la base del pensamiento musical consciente, partiendo de la práctica auditiva
vocal e instrumental.
Contenidos
Ritmo:
a) Percepción, identificación e interiorización del pulso.
b) Percepción e identificación del acento.
c) Unidades métricas: reconocimiento de compases binarios, ternarios y
cuaternarios.
d) Figuras rítmicas. Fórmulas rítmicas básicas. Simultaneidad de ritmos.
e) Tempo y agogía.
f) Práctica, identificación y conocimiento de formulas rítmicas básicas
originadas por el pulso binario o ternario.
g) Práctica, identificación y conocimiento de grupos de valoración especial
contenidos en un pulso.
h) Práctica, identificación y conocimiento de signos que modifican la
duración (puntos, ligaduras).
i) Práctica, identificación y conocimiento de rasgos rítmicos característicos:
síncopa, anacrusa, etc.
j) Práctica e identificación de cambios de compás con interpretación de
equivalencias pulso=pulso o figura=figura.
Entonación, audición y expresión:
a) Conocimiento de la voz y su funcionamiento. Respiración, emisión,
articulación, etc.
b) La altura: tono, intensidad, color, duración, afinación determinada e
indeterminada, etc.
c) Sensibilización y práctica auditiva y vocal de los movimientos melódicos.
d) Reproducción memorizada vocal o escrita de fragmentos melódicos o
canciones.
e) Práctica de lectura de notas unido en la emisión vocal del sonido que
les corresponde.
f) Claves de sol en segunda y fa en cuarta.
g) Reconocimiento auditivo o reproducción vocal de intervalos melódicos
simples mayores, menores y justos, dentro y fuera del concepto tonal.
h) Reconocimiento auditivo de intervalos armónicos simples mayores,
menores y justos.
i) Interpretación vocal de obras adecuadas al nivel con o sin texto, con o
sin acompañamiento.
j) Práctica de lectura de notas escritas horizontal o verticalmente en claves
de sol en segunda y fa en cuarta y, en su caso, las claves propias del instrumento
trabajado para el alumno.
k) Sensibilización y conocimiento de grados y funciones tonales, escalas,
alteraciones.
l) Sensibilización, identificación y reconocimiento de elementos básicos
armónicos y formales: tonalidad, modalidad, cadencias, modulaciones, frases,
ordenaciones formales: repeticiones, imitaciones, variaciones, contraste, sobre
obras adaptadas al nivel.
m) Reproducción de dictados rítmicos, melódicos y rítmicosmelódicos a
una voz.
n) Identificación de errores o diferencias entre un fragmento escrito y el
escuchado.
o) Identificación, conocimiento e interpretación de los términos y signos
que afectan a la expresión.
p) Utilización improvisada de los elementos del lenguaje con o sin propuesta
previa.


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2021 Siena, S.A.