Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

REAL DECRETO 938/2001, de 3 de agosto, por el que se modifica el Real Decreto 1179/1992, de 2 de octubre, por el que se establece el currículo del Bachillerato.
PARTE II


LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA I y II
Introducción
El objetivo de esta materia es el conocimiento de
los diferentes tipos de discursos y, en particular, el
científico y el literario. Se propone consolidar y ampliar la
competencia comunicativa del estudiante de
Bachillerato, que es una condición imprescindible para el logro
de los fines formativos y propedéuticos asignados a esta
etapa.
La educación en la lengua, entendida como desarrollo
de la competencia comunicativa del estudiante, es un
continuo a lo largo de las diversas etapas educativas,
por lo que no existe una frontera nítida en ella. El
desarrollo de esta competencia, sin embargo, exige dar
respuesta a nuevas necesidades en cada tramo de edad.
Es conveniente que en el Bachillerato la reflexión
lingüística y las actividades de análisis y creación de textos
atiendan tanto a los discursos literarios y culturales,
como a los de la ciencia y de la técnica.
Las necesidades que derivan del proceso de
ampliación de conocimientos que el adolescente realiza en el
entorno escolar obligan a estudiar detenidamente el
discurso científico, de manera que la reflexión sobre este
tipo de creaciones facilite el acceso al saber y a los
procesos de aprendizaje en el marco de las instituciones
académicas. Asimismo se atenderá a los usos formales
de la lengua que aparecen en la comunicación
interpersonal en la vida social y en las relaciones con las
distintas instituciones. El discurso de los medios de
comunicación adquiere importancia porque a través de
este tipo de textos los ciudadanos amplían su
conocimiento del mundo, al tiempo que reciben valoraciones
y aportaciones ideológicas. Facilitar al adolescente la
comprensión de este discurso y contribuir al desarrollo
de actitudes críticas, contribuirá a que en la vida adulta
pueda estar en contacto de manera autónoma con una
importante fuente de conocimientos sobre el mundo que
le rodea.
El objetivo de la enseñanza de la lengua en este nivel
educativo no es únicamente el saber organizado propio
de las ciencias del lenguaje, sino también el desarrollo
armónico de las capacidades lingüísticas de los alumnos.
Se propone, pues, un equilibrio entre la solidez de unos
conocimientos y su constante aplicación al empleo del
idioma. Aprender lengua supone el conocimiento de los
principios gramaticales básicos entendidos como
conocimientos sistemáticos de las clases de palabras, de las
combinaciones posibles entre ellas y de las relaciones
de estas expresiones con los significados. Existen unos
conocimientos fundamentales: Principios que rigen las
normas gráficas, gramaticales y léxicas en el uso culto
panhispánico. El conocimiento de estos principios
fundamentales, como continuación de la etapa anterior, se
aplica a la observación de las principales funciones
lingüísticas y a los textos de naturaleza científica y cultural
en un doble proceso de estudio y de creación.
Acompañan estos módulos unas técnicas de trabajo de
carácter sumamente práctico, pues siempre hay que
considerar que la lengua va a ser el instrumento primero en
los trabajos de los alumnos durante toda su vida ; a estas
técnicas de trabajo se han aplicado los elementos que
hoy las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance y
que ya son vitales en la nueva sociedad. Los alumnos
de esta etapa, como ya se ha observado en la Educación
Secundaria Obligatoria, como ciudadanos, tienen que
conocer las relaciones que se establecen entre la lengua
y la sociedad, puesto que el conocimiento riguroso de
estas relaciones les va a permitir profundizar en la
comprensión del carácter plurilingüe de España, del
bilingüismo o de la situación actual de la lengua española.
Este mismo principio teórico se ha aplicado a la
enseñanza de la Literatura, en la que se recomienda muy
encarecidamente el uso de ejemplos en las distintas
lenguas constitucionales y, también, en las principales
lenguas extranjeras.
El estudio de la Literatura tam


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2018 Siena, S.A.