Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

RESOLUCION DE 29 DE DICIEMBRE DE 1992, DE LA DIRECCION GENERAL DE RENOVACION PEDAGOGICA, POR LA QUE SE REGULA EL CURRICULO DE LAS MATERIAS OPTATIVAS DE BACHILLERATO ESTABLECIDAS EN LA ORDEN DE 12 DE NOVIEMBRE DE 1992 DE IMPLANTACION ANTICIPADA DEL BACHILLERATO DEFINIDO POR LA LEY ORGANICA 1/1990, DE 3 DE OCTUBRE, DE ORDENACION GENERAL DEL SISTEMA EDUCATIVO.
PARTE III


Comunicación audiovisual
1. Introducción
La percepción de la realidad, su construcción mental y la interacción con ella, se realiza hoy en gran parte a través de la comunicación audiovisual.
Los contenidos que abarca esta asignatura se refieren tanto a aspectos de la tecnología audiovisual, haciendo un énfasis especial en los nuevos desarrollos tecnológicos, como a los aspectos comunicativos, lingüísticos y expresivos, sin olvidar las repercusiones individuales y sociales de los medios audiovisuales, producto de la incidencia de éstos sobre la construcción y reconstrucción de la realidad.
No se centra únicamente en la adquisición de capacidades de diverso tipo, analíticas, manipulativas y/o técnicas, con respecto a un campo/s aislado/s de la comunicación visual, auditiva, o audiovisual, sino que concibe la comunicación audiovisual como un fenómeno global del que es necesario conocer sus dimensiones tecnológicas, formales y sociales.
Los motivos de un enfoque que abarque un campo de conocimiento amplio, provienen de la propia idiosincrasia que la comunicación audiovisual presenta en la sociedad contemporánea, donde los factores mencionados juegan entre sí, modificándose unos a otros, por lo que su estudio no se debe abordar de manera aislada o excluyente.
Los medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, no sólo representan y transmiten la realidad, sino que en cierto modo la crean:
Contribuyen de manera influyente a las realidades de la vida política y económica, al modelo social, a la vida cotidiana, a las relaciones sociales y familiares. Es preciso, por ello, un buen conocimiento sobre cómo se realiza esta comunicación, cómo los medios representan, crean y transmiten la realidad, y sobre cómo las personas pueden interpretarla e interaccionar con la realidad a través de los medios.
El lenguaje icónico, de enorme uso y relevancia en la Edad Media, retirado luego a un segundo plano con la llegada de la imprenta, recupera hoy su hegemonía por la influencia de los nuevos desarrollos tecnológicos.
De él puede decirse lo mismo que de cualquier lenguaje: No sólo es una representación de la realidad, sino que configura nuestras categorías mentales. Los medios audiovisuales son poderosos instrumentos de análisis de la realidad y medios potentes para la transmisión de información, el ejercicio de la comunicación y el desarrollo de la expresividad y la creatividad. No es necesariamente cierto que los medios de comunicación de masas y los medios audiovisuales favorezcan la actitud meramente pasiva de los espectadores o, al menos, no es más cierto que en otras actividades o tipos de consumo. La interactividad, que cada vez se potencia más desde los nuevos desarrollos vinculados a las tecnologías de la información y de la comunicación, favorece la ruptura de la supuesta pasividad. Ahora bien, puesto que esta interactividad y la actitud activa, creativa y crítica respecto a la información no son fenómenos espontáneos, se hace cada vez más necesario educar en el uso adecuado de unos medios situados en el centro mismo de la comunicación contemporánea.
Concurre además un fenómeno inherente a los medios de comunicación de masas: Su tendencia a la homogeneización de la cultura a nivel mundial.
Esto puede repercutir en la identidad de los pueblos, que en la actualidad está siendo afectada por la penetración cultural que realizan los países avanzados valiéndose de las tecnologías de la comunicación (transmisiones vía satélite) y del simple poder económico (importantes redes comerciales para la distribución de teleseries, películas), en detrimento de los productos culturales de los países menos desarrollados, no sólo por la falta de capacidad de distribución, sino también por la modificación del gusto (colonización cultural).
Aunque en la actualidad las personas consumen desde la infancia mensajes audiovisuales carecen de los conocimientos que les permitan no sólo una comprensión más allá del sentido inmediato de estos men


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2018 Siena, S.A.