Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

Orden de 23 de mayo de 2003, por la que se establece el Currículo del Grado Medio de las enseñanzas de Danza y se regula la prueba de acceso al mismo en la Región de Murcia.
PARTE VII


c) Especialidad de Danza Española
La danza cortesana española sigue durante el siglo
XV las pautas europeas, y es en el transcurrir del siglo
XVI cuando se desarrollan en ésta (denominada
danza de cuenta) y en la danza teatral unas características
propias que las distinguen de la danza del resto de
Europa coincidiendo con el apogeo artístico, político y
militar que disfruta el país, que desembocará en el período
de eclosión de todas las artes que conocemos
como el «Siglo de oro».
La danza española aporta elementos
coreográficos a la danza francesa (trabajo de las piernas
a partir de la cabeza del fémur, movimiento de los
brazos, elongación y separación de las puntas de los
pies actual dehors, salto, gran batería, giro continuado
con su técnica de cabeza, elevación de las piernas,
etc.), e influye decisivamente durante los dos primeros
tercios del siglo XVII en la danza francesa. Su posterior
codificación significará la aparición de la danza académica,
de la cual deriva directamente la danza clásica.
La constante interrelación política, cultural y
coreográfica entre ambos países e Italia tiene sus lógicas
consecuencias, así como el conocimiento simultáneo
de ambas disciplinas por los bailarines españoles,
franceses e italianos durante los siglos XVII a XIX.
Su cristalización dará lugar a la aparición del bolero
durante el último tercio del siglo XVIII, cuyo desarrollo
en el siglo XIX conllevará consecuencias tanto ideológicas
como coreográficas, constituyendo la referencia, en
la actualidad, para la denominación de la escuela española
de danza que, a mediados del siglo XX, pasa a
llamarse Escuela Bolera.
La diversidad y riqueza de la danza tradicional
dentro del territorio español, el constante intercambio
de información coreográfica por toda su geografía y su
ntima relación con las danzas cortesana y teatral, irá
conformando, a través de los siglos, estilos peculiares
de ejecución en una realidad pluricultural.
La aparición en Andalucía, a partir del último tercio
del siglo XIX, de una variante de la danza teatral que se
independiza y desciende a espacios más íntimos (cafés
cantantes, reuniones privadas, tablaos ...) que hoy
conocemos como Danza Flamenca.
El tratamiento teatral de las distintas vertientes que
adopta la danza en España desde principios del siglo
XX, tanto en versión de concierto con piezas solistas y
de conjunto, como en el gran formato de los ballets con
desarrollo dramático que precisan un importante número
de ejecutantes, adopta indistintamente la denominación
de Clásico Español o Danza Estilizada.
El conjunto de estas realidades forma lo que hoy
en día conocemos como Danza Española, con un vocabulario
específico para cada una de las materias que la
componen, que exige una especial versatilidad para su
interpretación.
La especial dificultad de ejecución e interpretación
inherentes a la Danza Española hacen de ella una materia
que exige intensa preparación previa y una sólida
base técnica, sin las cuales resulta imposible abordar
de un modo coherente la obligada disociación de elementos
rítmicos y dinámicos entre las partes superior e
inferior del cuerpo lo cual constituye la base del estilo
español.
El acompañamiento simultáneo de percusión ejecutada
por el propio bailarín, bien con un instrumento
musical, como es el caso de las castañuelas en cualquiera
de sus variantes, bien con la percusión directa
de los pies sobre el suelo o con la combinación de las
dos posibilidades, es otra dificultad añadida que precisa
de una preparación progresiva, no diferente a la de
cualquier otro instrumento musical con un trabajo personal
aparte de la enseñanza tutelada.
En la formación del futuro bailarín no sólo han de
abordarse los aspectos mecánicos y artísticos de la
Danza Española, sino que, llegado un momento determinado,
es imprescindible completar dicha formación
con


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2021 Siena, S.A.