Menu
  Información
  Abónese
  Servicios Gratuitos
  Ayuda
  Mapa del sitio
  Contactar
 Demostración

 Solicitar una
 demostración

 E-mail  

 Abonados

 Acceso usuarios

 usuario  
 contraseña  

 


Legislación básica
 

DECRETO N.º 112/2002, de 13 de septiembre por el que se establece el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
PARTE II


ANEXO
CIENCIAS DE LA NATURALEZA
Introducción
La ciencia es un instrumento que nos permite llegar
más lejos que ningún otro en la comprensión de la realidad
material que nos rodea y de los cambios que en ella ocurren.
Desarrolla, además, actitudes responsables acerca de la
salud, la vida, los medios técnicos, los recursos y el medio
ambiente y destierra dogmatismos, supersticiones y
pseudociencias. Por ello, los conocimientos científicos
forman parte esencial del saber humano y deben
permanecer profundamente integrados en la cultura básica
de todos los ciudadanos.
Si bien en décadas anteriores la enseñanza de las
Ciencias de la Naturaleza se caracterizó por poner al alcance
del alumnado una serie de contenidos científicos que eran
mayoritariamente conceptuales, parece hoy necesario que,
sin abandonarlos, se persista en la introducción de otros
tipos que ayuden a desarrollar una amplia serie de
capacidades (cognitivas, motrices, personales y sociales)
que permitan entender de una forma más autónoma el
mundo actual y que faculten para afrontar y resolver los
problemas de diversa índole (científicos, tecnológicos,
sociales, económicos y ambientales) que irán surgiendo.
El alumnado adquirió en la Educación Primaria unas
sencillas nociones sobre Ciencias de la Naturaleza que
deben ser afianzadas y ampliadas durante la Enseñanza
Secundaria Obligatoria con la incorporación de actividades
propias del trabajo científico enfocadas al conocimiento de
hechos, a la comprensión de los procesos naturales, a la
búsqueda de explicaciones y a la explotación de la
fecundidad de los grandes principios de la ciencia.
Es preciso considerar que el área de Ciencias de la
Naturaleza aparece como obligatoria en tercer curso por
última vez, aunque organizada en dos materias diferentes
desglosadas de ella, Biología y Geología, y Física y Química;
en cuarto curso el carácter de éstas materias es optativo. El
segundo ciclo de la etapa tiene un carácter preparatorio para
seguir cursando estudios, pero no debe olvidarse que
también tiene un carácter terminal para quienes opten por la
alternativa de la incorporación al mundo laboral, y ha de
pensarse que estas materias deben prolongar en él la
alfabetización científica impulsada en el ciclo anterior.
Dicha alfabetización debe fomentar el desarrollo de las
capacidades y contribuir a que el alumnado comprenda
mejor los distintos tipos de conflictos que nacen como
consecuencia de las múltiples interacciones que se dan
entre los factores que serán objeto de estudio, unas veces con resultados positivos (mejora en la alimentación,
aumento de los niveles de salud personal y colectiva,
facilidades para acceder a la información y la comunicación,
utilización profusa de nuevos materiales) pero negativos en
otras ocasiones (desigualdades, pobreza, contaminación,
sobreexplotación de recursos, superpoblación).
En esta fase de la educación obligatoria no resulta,
pues, tan fundamental la preparación de futuros
especialistas en materias concretas como la adquisición por
todo el alumnado de las bases propias de la cultura
científica. Tales bases harán viable una visión más racional y
global del entorno y permitirán abordar gran diversidad de los
problemas que la vida ofrece, con buena provisión de
métodos poderosos de análisis y crítica, con actitudes
equilibradas entre la prudencia y la audacia y con recursos
para encontrar en cualquier momento nueva información,
rasgos que son propios de personas bien formadas.
En los dos primeros cursos de esta etapa se han
englobado en el área de Ciencias de la Naturaleza las
materias de Biología y Geología y de Física y Química y se ha
creado una unidad curricular que mantiene así una
aproximación de conjunto al conocimiento de los fenómenos
naturales, integrando conceptos y subrayando las relaciones
y conexiones entre ellos. Se pretende que el alumnado
descubra la existencia de marcos conceptuales y
procedimientos d


Magislex® Servicio de legislación educativa
      © 2021 Siena, S.A.